Apareamiento de Cocodrilos | Cuba

417 Vistas

0   0


Cuando llega la época de apareamiento, los cocodrilos adultos se reúnen marcando la jerarquía dominante con las colas levantadas y las fauces abiertas en una llamativa exhibición de fuerza.

Hoy los cocodrilos cubanos sólo se encuentran en dos pequeñas localizaciones: la ciénaga de Zapata, al sudoeste de la Isla Grande y la ciénaga Lanier, en la Isla de la Juventud; y esto los convierte en los cocodrilos de distribución más restringida del planeta. En Zapata ha llegado la estación reproductora. Las exhibiciones decidirán el orden y el derecho de apareamiento y ninguno de los machos cede fácilmente.

La concentración de varios animales en una misma charca trae de forma inevitable enfrentamientos entre ellos. Las posturas amenazantes del apareamiento no suelen llegar a mayores, pero si alguno de los cocodrilos consigue capturar una presa la tensión de los cortejos se suma a la agresividad predadora de los saurios y esto desencadena una guerra entre dragones.
A pesar de lo llamativo de los combates es raro que se produzcan heridas de importancia.
Pasados unos cuantos enfrentamientos esporádicos queda claro cual es el macho dominante. Ahora la charca ya tiene un rey y el monarca impone sus normas.
Después de los combates el macho vencedor se junta con una hembra receptiva. Esta aplaca su agresividad levantando el morro en señal de sumisión.
Hasta que consiga calmarlo el macho excitado puede llegar a atacarla.
Cuando hembra y macho se aceptan comienza un cortejo que recuerda a un baile. Luego la hembra se sumerge expulsando aire por la boca y la nariz y el macho la monta en una larga cópula que puede prolongarse hasta quince minutos.

Ver más
Comentarios